Avistamiento de aves2016-12-12T12:45:06+00:00

Observación de aves  en Cristal Ballena

La observación de aves en su máxima expresión! El hotel Cristal Ballena es un alojamiento destacado para vacaciones de observación de aves y vida silvestre en las bajuras del Pacífico Sur de Costa Rica. 

Explora la impresionante variedad de aves y plantas presentes en los jardines del hotel, en nuestro propio sendero del bosque lluvioso tropical o en el cercano Parque Nacional Marino Ballena.

Caminar por su cuenta o reservar un tour de observación de aves con nuestros guías experimentados le proporcionará una experiencia inolvidable.

Para muchos observadores de aves y naturaleza, el Hotel Cristal Ballena es un reconocido destino.

En nuestra propia lista de aves tenemos más de 200 especies registradas.

Visite el bosque húmedo tropical de las Bajuras del Pacífico Sur en Bahía Ballena, Uvita de Osa y el Parque Nacional Marino Ballena

Costa Rica – un paraíso para los observadores de aves

El 10% de la biodiversidad mundial de aves le espera en este pequeño país de 51.000 kms. cuadrados

Más de 900 especies de aves han sido confirmadas en la

Lista Oficial de Aves de Costa Rica de la Asociación Ornitológica de Costa Rica Un paraíso de biodiversidad avifaunística

El turismo ornitológico, con entusiastas observadores, fotógrafos y naturalistas crece cada año.

Costa Rica es uno de los países con mayor número de coloridas aves endémicas, con elaborados comportamientos y hermosos cantos y sonidos.

Observación de aves en Cristal Ballena. La impresionante variedad de aves y plantas atrae a muchos visitantes.

Observación de aves en Cristal Ballena. La impresionante variedad de aves y plantas atrae a muchos visitantes.

Costa Rica Birding Hot Spots

Logo of the Costa Rica Birding Hot Spots

Con mucho orgullo formamos parte del grupo con los mejores hoteles en el país para la observación de aves, junto a otros ocho establecimientos, que se distribuyen a lo largo de las principales Áreas Importantes para las Aves, (también conocidas como IBA’S de sus siglas en inglés) catalogadas por BirdLife International in Costa Rica.

Para poder ser incluido en este exclusivo grupo nuestro hotel se ha visto sometido criterios muy estrictos, como el tener una reserva privada para la conservación de ecosistemas naturales, declaratoria turística, certificado de sostenibilidad, guía especializado, estar incluido en un Corredor Biológico y cercano a un Parque Nacional, contar con servicio de alimentación y bebidas, y facilidades para el observador de aves como guías de mano, listas de aves y material óptico.

Ubicación de los Birding Hotspots de Costa Rica en el mapa de Areas Importantes para las Aves de BirdLife.org

Ubicación de los Birding Hotspots de Costa Rica en el mapa de Areas Importantes para las Aves de BirdLife.org

Tours de Observación de Aves

Reservar su tour para observar aves con un guía especializado.

Reservar su tour para observar aves con un guía especializado.

Usted puede reservar su tour para observar aves con nosotros, para recorrer la finca del Hotel con un guía especializado, y así conocer más sobre la naturaleza que le rodea, a la vez que descubre los senderos y rincones más tranquilos de la propiedad y el bello camino de acceso a la playa.

El tour de Observación de Aves en Cristal Ballena inicia a las 6:00 am, en la recepción del hotel, para ascender a la parte alta de nuestra colina y conocer la entrada a nuestro sendero del bosque lluvioso tropical.


Desde ahí, ya solo iremos descendiendo, atravesando el hotel, identificaremos las aves que se observan desde el restaurante y los alrededores de la piscina, descenderemos hasta los jardines de fitness donde siempre colibríes y tangaras nos esperan, visitaremos el río y la charca de las tilapias, y descubriremos rincones muy especiales.

Posteriormente, caminaremos por la bucólica calle sin asfaltar, para dejarnos sorprender a las tropas de monos congos o aulladores, y conocer las aves asociadas a los potreros y áreas abiertas.

Nuestro recorrido a pie terminará en la entrada al Parque Nacional Marino Ballena, donde podremos observar algunas aves marinas y costeras, como las fragatas, los ibis y chorlitejos.

Tras dos horas y media de caminata, el vehículo Cristal Ballena nos recogerá para poder ofrecerle un cómodo regreso al hotel, donde su buffet desayuno le espera, y su guía, elaborará con usted la lista de las aves que observaron durante la actividad, deseándole que durante el resto de su estadía pueda seguir sumando especies a su lista particular.

Si con eso no es suficiente, y desea conocer más aves en la zona, le recomendamos realizar el tour de observación de Aves en la Reserva Oro Verde, a escasos 15 kms del Hotel, donde de la mano de profesionales de esta actividad podrá realizar un recorrido de altura, rodeado de bosque secundario, donde podrá observar especies más esquivas, como trogones, saltarines, trepatroncos y tinamús.

Igualmente recomendable es el tour de observación de aves en el Refugio de Vida Silvestre Hacienda Barú, donde más de 300 especies de aves han sido registradas en los últimos 10 años.

El desayuno con tucanes

Desayune con los tucanes- Es una forma maravillosa de comenzar la mañana.

Desayune con los tucanes- Es una forma maravillosa de comenzar la mañana.

En el restaurante Pura Vida, es una maravillosa forma de comenzar la mañana, con el canto del yigüirro (Turdus grayi) y el sobrevuelo de las loras (Amazona sp). con su rápido aleteo.

Si tiene paciencia puede capturar mediante una cámara fotográfica el rápido revoloteo de los colibríes alrededor de las flores de los arbustos y heliconias que rodean nuestro entorno y adornan nuestros jardines.


Si tenemos suerte, podremos disfrutar de las visitas de los pájaros campana (Procnias tricarunculatus). Estas aves endémicas, tan solo pueden encontrarse en Costa Rica y Panamá y su agudo y metálico canto puede escucharse a distancias de más de un kilómetro.

Los machos se distinguen de hembras por el color y sobre todo por las tres extrañas carúnculas que emergen de la base de su pico a modo de largos bigotes.

Estas aves son migratorias altitudinales, así que solo podemos observarlas unos pocos meses de verano, como a otras muchas otras aves migratorias latitudinales que nos visitan desde Norteamérica como las alegres tangaras veraneras y las oropéndolas de Baltimore.

Las lapas rojas, también conocidas como guacamayas (Ara macao) abruptamente resuenan con sus graznidos en las alturas.

Las observarán casi siempre en parejas, ya que son aves monógamas de por vida, su plumaje escarlata, amarillo y azul es una paleta multicolor que no deja indiferente a nadie.

Su belleza, inteligencia y longevidad las ha puesto en el ojo de mira del comercio ilegal de especies amenazadas, protegidas por el Convenio CITES y por la Ley de Biodiversidad de Costa Rica. Gracias a esfuerzos de conservación por parte de fundaciones privadas, parece que los últimos años su población se va recuperando.

A mediodía solo resisten los calores algunas aves, y el resto se dedican a protegerse de las altas temperaturas en las copas de los frondosos árboles que rodean Cristal Ballena y forman parte de la reserva privada de bosque lluvioso tropical del hotel.

Solo algunos valientes como los pechiamarillos, y sobre todo, las grandes aves planeadoras rapaces, sobrevuelan el hotel ascendiendo en las corrientes de aire cálido sin necesidad de un solo aleteo.

Así podemos observar a los recicladores de materia orgánica, nuestro servicio de limpieza ecológico, los famosos buitres del nuevo mundo, los zopilotes.

Al menos tres especies pueden observarse con relativa frecuencia en la zona, los zopilotes negros, residentes, los zopilotes cabecirrojos, migratorios y los zopilotes rey (Sarcoramphus papa), también llamado el cóndor centroamericano por su porte regio y majestuoso. Pocas aves en Costa Rica pueden alcanzar los 3 kilogramos de peso, y más de 2 metros de envergadura al extender sus blancas alas.

Si nos internamos dentro de la reserva, en la espesura del bosque, otras aves nos esperan mucho más tímidas y discretas. Entre ellos mis favoritos son los saltarines. Estas pequeñas aves tienen un elaborado baile de cortejo en su época de reproducción, que es una delicia de observar como pueden apreciar en el siguiente video


Al caer la tarde, las cusingas (Pteroglossus frantzii) hacen su aparición en los guarumos de acceso a la entrada del Hotel. Estos pequeños tucancillos, con su largo pico multicolor, casi siempre se observan en grupo como una pequeña banda de forajidos… y es que no son menos, se dedican a alimentarse de huevos de otras aves, así como de pequeños pichones, lagartijas y otros pequeños animalitos. Pero su innegable belleza nos conmueve, y es que en la naturaleza no hay maldad, ellos cumplen con su función de mantener en equilibrio los ecosistemas que nos rodean.

Al caer la noche, un búho blanquinegro mantiene a raya a los ratoncillos que se atrevan a acercarse al restaurante.

Ha elegido una de las palmas del viajero como percha y base de operaciones y nos observa curioso con sus grandes ojazos si nos acercamos a observarlo cazar.

Sin duda Cristal Ballena es un paraíso no solo para nuestros huéspedes, si no también para las aves de la localidad.